miércoles, 8 de octubre de 2008

Cuentito microeconómico

Pepito siempre pagaba en efectivo. Durante mucho tiempo estuvo preocupado: había oído por la radio que pagar con tarjeta se traducía en un aumento del PIB, es decir, que pagando con tarjeta estaba creando riqueza. Él siempre pagaba en efectivo, y creía que quizá pronto debería salir a la calle con una bolsa en la cabeza; se sentía tacaño. Se le confirmaba lo que siempre había sospechado, que, en el fondo, él era una pústula para la sociedad, un parásito.
Hasta que un día oyó por la misma radio que el PIB creado por el hecho de pagar con tarjeta y por los créditos en general no era un PIB bueno, que era un PIB inflado, engañoso y que no era bueno para la economía depender de un PIB basado en la deuda; que era eso lo que la llevaba a la crisis. Él siempre pagaba en efectivo, por tanto se dio cuenta que el PIB que estaba creando era un PIB real, palpable, aprovechable; era riqueza de verdad, no una burbuja; y que era bueno para la economia, ayudaba a combatir la crisis. De golpe, se sintió capaz de coger aire y de salir a la calle orgulloso como un pavo real. Ya no se sentía como un tacaño. Se le confirmaba lo que siempre había sospechado: que, en el fondo, él era un pilar de la sociedad.

2 comentarios:

ANABEL dijo...

Me encantó, además me siento identificada con el Pepito, yo también pago en efectivo... ¡Fíjate, que cara más alegre llevo esta mañana!.
Besos

Ferragus dijo...

Qué buena entrada. Recuerdo mí primera tarjeta de crédito ¡Ah, como la amaba! Hasta que un buen día, realicé un balance anual con los costos asociados al crédito: Nuestra relación nunca volvió a ser la misma. Dos años me tomó terminar con ella.