lunes, 15 de diciembre de 2008

Perdonar al malo

Sé que muchos escritores de estos que no venden demasiado se lo preguntan, yo misma me lo pregunto... ¿por qué una novela como Soldados de Salamina tuvo tanto éxito en nuestro país? No digo que no sea buena, al contrario, está muy bien. Pero es muy sencilla, y no contiene grandes profundidades psicológicas o poéticas. Es una novela arregladita. (Ya sé que para vender no ha de escribirse bien, eso ya lo sé. De hecho, aquí la sorpresa sería que se hubiera vendido una novela bien escrita.) Está bien escrita, pero nada más de lo que pueda escribir Javier Cercas pasará a la historia. Como tantos otros, ha tocada la diana una vez, y todavía está preguntándose qué hizo diferente. ¿Por qué esta novela sí? Yo diría que aquí la palabra clave no es “éxito”, sino “éxito en nuestro país”. Un país donde durante 40 años hubo una dictadura. Un país donde se hizo una transición en la que se evitó la caza de brujas. Un país donde, en cierto modo, se perdonó a los fascistas, se los integró en la democracia sin cortarles la cabeza. Exactamente lo que pasa en la novela: se perdona la vida a un fascista, a uno de los malos. Y la novela tiene éxito, cuando las novelas sobre la Guerra Civil es bien sabido que eran "veneno para la taquilla". No pondría la mano la mano en el fuego que no sea el inconsciente colectivo de este nuestro país el que haya hecho de esta novela el éxito arrollador que ha sido. En el fondo, volveríamos a hacerlo.

* * *

(escrito el 28 de enero del 2016)

Ya lo sé, ya lo sé que hay cosas que son imperdonables.

Pero, ¿qué quiero decir con el post? ¿Qué es lo más importante?

Vivir en paz.

* * *


También querría decir que me equivoqué como futuróloga: Anatomía de un instante es tanto o más buena que Soldados de Salamina, y también ha tenido mucho éxito. Y creo también que apela a este inconsciente colectivo que quiere la paz.

No hay comentarios: