martes, 16 de diciembre de 2008

Encuestando a los encuestados

Desde un mes antes hasta el día del aniversario de mi inicio como bloguera, lucí en el blog una pequeña encuesta sobre la continuidad de eso que me llevo entre manos, el blog. La respuesta “no me interesa que continúe para nada”, sé quien la marcó, y porqué lo hizo, y por tanto la desestimo. Hecho esto, nos queda que contestaron a la encuesta 9 personas, 3 en el gemelo catalán y 6 en el castellano. (¡Muchas gracias a todos!) En total, dos personas votaron por mi estilo incomparable (sic) –estaba dicho no sin ironía, aunque sé que quien votó lo hizo de buena fe-, tres por los libros de los que hablo a veces ( que yo esperaba que sería la respuesta más votada, aunque yo no me refería a la manera como hablo de ellos, sino a la calidad de los títulos escogidos en sí. Hablando de libros buenos, no es difícil decir cosas que interesen.), y cuatro votos por “alguna razón inconfesable que sólo quien votó conoce” (aunque una de estas personas había escogido primero mi estilo incomparable (sic), y el día que publiqué el post sobre poesía cambió el voto... que ya me imagino quien eres...) Nadie ha escogido saber cotilleos sobre mi vida, ni mis críticas... Parece que nadie me valora como tertuliana de fútbol, qué le vamos a hacer... ¡Pero yo creía que como mínimo habría alguien interesado en saber cotilleos sobre mí! Y nadie ha votado esta opción. Me parece que tengo unos lectores extremadamente discretos... A pesar de ello, este es el camino que más me atrae seguir de ahora en adelante, y lo seguiré a pesar de que la falta de votos podría estar indicando que por este camino estoy haciendo el ridículo... La opción que ha tenido más éxito con diferencia ha sido la de la “razón inconfesable que sólo yo conozco”. Poniendo esta opción sólo ironizaba, no esperaba que nadie la escogiese... ¡Y es la que ha tenido más éxito! Pero me parece que no quiero saber ninguna de estas “razones inconfesables”... me he dado cuenta que saber demasiado de lo que piensan los demás en relación con una misma no es nada bueno. Bendita ignorancia; viviré con el misterio. Al fin y al cabo, yo también tengo mis razones inconfesables que sólo yo conozco para continuar escribiendo el blog, y que no explicaré, o sea que por este lado estamos a la par... ¡Gracias a todos por haber marcado una respuesta!

2 comentarios:

ANABEL dijo...

Ja, ja,ja. No esperes que confiese que voté, mi voto es secreto y sagrado. En fin, espero que por la razón que sea continúes escribiendo, y yo leyéndote.
Besitos

Ferragus dijo...

Me gusta cuando arrancas como inspirada por una frase. Un buen libro, un autor poco conocido o un comentario al pasar (de tu librero, por ejemplo)
Pero al igual que Anabel, nada diré sobre mi voto.

Un beso, Clarissa.