jueves, 22 de enero de 2009

Pobres Go Home

¿Habéis oído esta noticia de un pseudo científico que promete conseguir que vivamos 1000 años? A mí eso me parece lo que mi librero llamaría un palpadinero... Este hombre consigue sacar el dinero a los ricos ofreciéndoles la única cosa que un rico no puede comprar: la inmortalidad. Ya sé, me diréis, él dice 1000 años, no ser inmortal. Pero para alguien que puede vivir como máximo 100 años, ¿será que 1000 años no suenan inconscientemente como la inmortalidad? Porqué, quien os creéis que tendrá acceso a vivir 1000 años, si finalmente se descubre la manera? ¿Los pobres de África? ¿Creéis que lo financiará la seguridad social? ¡Venga ya! Quien tendrá acceso a vivir tantos años serán los ricos, que también son los que ahora se dejan engañar para financiar a este señor. Porqué, para una persona con dinero y poder, ¿qué hay de más injusto que tener que morirse como un palatrejo cualquiera? ¡Es tan injusto! Pobre gente rica, ¿verdad? ¡Tener que morirse como los pobres! En cambio, este pseudo científico se aprovecha de esta humana ambición de perdurar (y del humano miedo) que se da sobretodo en quien ya lo tiene todo para sacar adelante su empresa y hacerse rico, no de aquí mil años, ¡sino ahora! Eso sí, será el más rico del cementerio, porqué ninguno de sus experimentos le salvará de correr la misma suerte que todos nosotros... y no de aquí mil años precisamente...
PD Como aquellos charlatanes medievales que vendían el elixir de la eterna juventud...

2 comentarios:

ANABEL dijo...

Muy bueno, sí señor

Ferragus dijo...

Vivir mil años… Sí, es verdad, sigue siendo menos que un estornudo en tiempo universal, sin embargo, mil años… ¿No será mucho?
De ser cierta la posibilidad, ya nos imaginamos quienes podrían optar a ella.